Dislexia: la importancia de diagnosticarla a tiempo

  • Posted on: 10 November 2014
  • By: Augusto
Dislexia: la importancia de diagnosticarla a tiempo

La dislexia es un trastorno caracterizado por la dificultad de comprender textos escritos, distinguir o memorizar letras o grupos de letras, entre otros problemas. Su presencia suele detectarse entre los 8 y los 13 años de edad. Esta afección hace que, en general, resulte muy difícil llevar a cabo un aprendizaje normal. Muchas veces es causa de fracaso escolar y repercute en el desarrollo emocional del niño y de toda la familia.

La gente con dislexia suele invertir las letras cuando trata de escribir una palabra aunque sepan deletrearla. También suelen escribir algunas letras al revés o invertidas. La lectura es difícil porque no pueden distinguir determinadas letras o las invierten mentalmente. Aunque a menudo se califica a los niños con dislexia como "incapacitados para aprender" pero sus problemas no están relacionados con la inteligencia. De hecho la mayoría de los disléxicos son muy inteligentes.

Muchos, famosos considerados genios han sido disléxicos. Entre ellos encontramos científicos como Albert Einstein o Thomas Edison, artistas como Leonardo Da Vinci o Walt Disney. El pensamiento en imágenes de un disléxico es de 400 a 2000 veces más rápido que el pensamiento verbal y además es mucho más completo, profundo y amplio debido a que una imagen se ajusta mejor a lo que una palabra quiere expresar o significar.

Una persona con pensamiento visual (disléxico) será capaz de dominar muchas habilidades, más rápidamente de lo que pudiera comprender o entender otra persona con pensamiento verbal. Muchos adultos disléxicos en su vida profesional se dedican a trabajos que requieren capacidad espacial, como arquitectura, diseño, escultura… pues son capaces de visualizar lo van a hacer antes de empezar a hacerlo.

Existe un gran porcentaje de personas adultas que sufren dislexia y no lo saben, lo que supone una enorme fuente de frustración e inseguridad para ellas, ya que se ven constantemente sometidos a presiones, estrés y esfuerzo extra.

 

Causas:

La causa exacta no se sabe en la actualidad. Según las investigaciones más recientes parece ser un proceso de índole neurobiológico con una base genética.

Posibles causas

  • Causas neurológicas consistentes en una pequeña disfunción cerebral (la dislexia no cursa con ningún otro tipo de deficiencia intelectual).
  • Causas emotivas (trastornos emocionales, tensiones).
  • Causas asociativas (dificultad para asociar una palabra con un sonido y con su significado).
  • Causas metodológicas (por aplicación incorrecta del método de enseñanza de lectura-escritura). En algunos casos, el individuo desarrolla el trastorno por no comprender o no distinguir los conceptos de 'fonema' y 'grafía'.

Sintomas de dislexia:

Aunque el síntoma más característico de la dislexia es la dificultad para comprender los signos del lenguaje escrito, este trastorno es en realidad el resultado de un conjunto de problemas, tanto psicológicos y aptitudinales, como pedagógicos e instructivos. Entre los primeros se encuentran:

Mala lateralización

Se entiende por lateralidad el predominio de un lado del cuerpo (izquierdo, derecho), es lo que normalmente nos define como Zurdos, Diestros o Ambidiestras. Este dominio se establece alrededor de los 5 años de edad. Si se produce alguna alteración en este proceso, el individuo verá disminuida su capacidad para organizar la visión espacial y el lenguaje.

Alteraciones en la psicomotricidad

Suelen manifestarse en un conjunto de signos que provocan un estado de torpeza general cuando se intenta realizar muchos movimientos a la vez.

Trastornos perceptivos

Es la incapacidad para percibir de manera adecuada la relación espacial de todo lo que le rodea, la posición de los objetos (arriba/abajo, delante/detrás) respecto de sí mismo.

 

Los trastornos pedagógicos e instructivos suelen ser detectados en niños en edad escolar. Los padres y, principalmente, los profesores, deben advertir en el niño confusiones sistemática de letras con forma parecida, bajo nivel de comprensión, errores en la lectura, inversiones, omisiones y adiciones en la escritura, etcétera.

Por otro lado el niño disléxico tenderá a mostrar falta de atención y una disminución progresiva del interés por el estudio debido al enorme esfuerzo que le supone alcanzar los objetivos propuestos y seguir el ritmo de sus compañeros. Esto, unido a los problemas psicomotrices, lleva en numerosas ocasiones a que el niño trate de crear un escudo de defensa frente a quienes le rodean, dando lugar a una inadaptación personal importante.

Signos de dislexia:

Los niños y adultos con dislexia pueden presentar algunos de estos síntomas:

  • omisiones de letras o silabas (olvidar leer una letra o sílaba)
  • sustituciones (leer una letra por otra)
  • inversiones (cambiar el orden de las letras o silabas)
  • adicciones (añadir letras o silabas)
  • unión y fragmentación de palabras (unir y separar palabras de forma inadecuada)
  • rectificaciones, vacilaciones y saltos de línea durante la lectura.
  • Confundir izquierda, derecha, arriba y abajo. 

Diagnostico :

Si su hijo tiene dificultades para leer, el pediatra debe examinarle la vista, el oído y la capacidad motriz para detectar algún problema. Si no existe ningún trastorno en estas áreas, debe llevarlo a un especialista en lectura y/o a un psicólogo infantil. 

Tratamiento de dislexia:

La dislexia se trata y tiene resultados muy positivos. Es fundamental el diagnóstico temprano. En niños de hasta 9 años, el tratamiento asegura una recuperación total o casi total. Después de los 10 años suelen necesitar terapias más largas. Una vez que se ha diagnosticado dislexia se debe informar al maestro del niño para que sea comprensivo y no genere un trauma psicológico, a la hora de exponerlo frente a sus compañeros, o emocional, por sentirse incapaces.

La forma de superar la dislexia consiste básicamente en aprender a leer y escribir de nuevo, adaptando el ritmo de aprendizaje a las capacidades del niño.

El tratamiento puede variar dependiendo de la edad y las capacidades:

  • Niños en educación infantil: normalmente aún no están aprendiendo a escribir, de modo que se insiste en prevenir dificultades futuras con ejercicios que activen la conciencia fonológica (rimas, dividir palabras en sílabas, etc.).
  • Niños de seis a nueve años: Se insistirá en la lectura en voz alta, siempre tratando de proporcionar textos atractivos que despierten el interés del niño.
  • Niños mayores de 10 años: si bien es mas difícil corregir los síntomas, la terapia se debe centrar en tratar de encontrar técnicas y trucos que faciliten la comprensión de textos.

 

 

Tags: 
seccion: